Don Vitelio y mi jardín

🍃🍂Don Vitelio es el jardinero del edificio donde vivo. Dice que no me puede contar de su pueblo “porque es un lugar secreto” y yo le creo.

A veces lo veo entre los jardines esquineros del parqueo moviendo las plantas de sol mientras pelea con las nubes grises por complicarle el día. Siembra aquí y poda allá según las fases de la luna:

“Si la luna está tierna no hay que cortar nada porque se resienten. Mejor se siembra y esperamos”, “Si la luna está llena se cosecha; pero lo necesario, no hay que abusar”. Yo disfruto escucharlo porque es como sentarse a recibir clases de campo y convivencia con la naturaleza. Además, tiene palabras que deberían estar en el diccionario: “hay que esperar para que esta planta hijeye”, es decir, tenga hijos. Es un verbo adorable.

Como mi apartamento está en primera planta, tengo la suerte de tener una cuña de jardín. Es un triángulo verde menor a 4 mts2 que me he propuesto convertir en micro bosque y Don Vite me ayuda. Me trae plantas de otros jardines y se lleva estacas del mio para sus injertos. Incluso con las plantas de interior que uso en lugar adornos. Desde que me mudé aquí hace un par de años decidí llenar cada espacio con verde en lugar de adornos de almacenes. El resultado me encanta a pesar de la infinita guerra contra las plagas.

Una de esas plagas es la que atormenta a mi helecho. Es una ‘cola de ardilla’ que tengo en la sala donde entra toda la luz que necesita sin que sea sol directo, lo riego cada dos días porque es de río y le puse nombre para personalizar nuestra relación: “Pepito por favor recuperate”, “no te vayas a deshojar Pepito que aquí está tu abono”… y así. Toda una loca botánica.

Pues esta semana Don Vite declaró oficialmente muerto a Pepito. Un hongo imposible de combatir “y no llore niña que así es todo en la vida. Le voy a traer otro helecho de mi pueblo para resembrarlo aquí con tierra nueva”.

Pensé en las situaciones inevitables que alargamos porque no sabemos que más hacer. Recordé amistades queridas que no sobrevivieron a la honestidad; pero se siguen queriendo, relaciones amadas que se ahogaron por exceso de cuido, situaciones delicadas que no aguantaron la luz directa, personas que se cuidan por años y florecen para otro jardín dejándote un hormiguero. Don Vite tiene razón: “así es todo en la vida, hay que esperar la próxima luna y volver a sembrar”🌳🌝

Anuncios

Una respuesta a “Don Vitelio y mi jardín

  1. Me encanto esta historia y más la reflexión al respecto, qué bonito es leer párrafos que te enriquecen tu punto de vista de ver la vida.

    Gracias por esta bella lectura.

Compartí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s