Un santuario polémico

Visitamos el famoso santuario Yasukuni (santuario de un pueblo pacífico) en Tokio.

En una de las ciudades más congestionadas de gente, tránsito e ideas, destaca este espacio de verde calma.

Se erigió en 1869 para honrar a los soldados caídos (del lado del gobierno japonés) en un conflicto que puso frente a frente a los adeptos del shōgun contra el entonces emperador Meiji. En este lugar se dice que descansan las almas de más de 2.5 millones de combatientes, y aquí viene lo polémico: se incluyó a 15 criminales de la Segunda Guerra Mundial para que también fueran honrados en ese lugar (lo que se conoce como criminales ‘clase A’. Ya condenados por un Tribunal Militar Penal Internacional). Esto puso un gran signo de interrogación sobre el templo, el emperador dejó de visitarlo y hacer ceremonias ahí y desde entonces causa conflicto cada mes de agosto que se conmemora la rendición nipona en la II GM y los medios de comunicación se colman con esta historia. (En El Salvador lo llamamos ‘echarle leña al fuego!)

Incluso, la tensión alcanza hasta Corea del Sur y China quienes insisten que las visitas del actual Primer Ministro y su cartera ministerial es una exaltación del militarismo del Japón imperialista. Claro, ellos fueron las víctimas de las agresiones militares en el s. XX

Uffff… dicho esto, me voy a concentrar en el momento presente. Lo hermoso del lugar te deja sin aliento. Nos recibe la estatua de Omura Masujiro (líder de los militares japoneses)

Avanzas en una ‘mini rambla’ hasta la entrada principal. Están haciendo remodelaciones en toda la parte externa. Unas puertas enormes literalmente te dan paso a la historia. (Disculpen la parada obligatoria en el cerezo en flor. Es inevitable)

El lugar administra un museo de historia, el templo y varias ventas de golosinas y amuletos de buena suerte (incluso amuletos para que los dioses te cuiden en el tráfico y para pasar exámenes con buenas notas… haberlo sabido antes🙄)

Ahí nos permitieron entrar al templo para ver cómo hacen su ceremonia. Tuvimos que dejar afuera nuestros móviles y zapatos; pero logré grabar la explicación de cómo se purifican con agua antes de entrar. (traducción en inglés al lado derecho de la pantalla)

https://nomienta.files.wordpress.com/2018/03/img_1597.mov

Al salir, tomas un platito tradicional donde un asistente vierte un charco de sake ceremonial (es sake dulce, dos tragos nada más; pero me abrió el apetito!😋)

Hasta aquí les comparto por ahora dejándoles la iniciativa de leer sobre este pedacito de historia que todavía hace ruido en decisiones actuales.

(Estoy haciendo turismo floral🌸)

Anuncios

Una respuesta a “Un santuario polémico

  1. muy interesante conocer de la historia reciente y pasada de Japón y sus creencias, nos hace viajar en el tiempo y preguntarnos porqué lo hicieron? bueno dentro de su contexto cultural una razón tendrán, siempre existe un contexto cultural que nos explica lo sucedido, y siempre es interesante conocer estos pasajes históricos, gracias…

Compartí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s