Ay, gente.

La necesidad de convertir el sufrimiento en entretenimiento.
jen
Hace años que Jennifer y Brad no están juntos, hace otro par de años que ella se casó con otro; pero es justamente ella la que acapara todas portadas: las ridículas y las de medios ‘serios’. Ella. La que fue dejada, bajada, olvidada, relegada y cambiada. La pobre, ¿verdad?.
¿En serio pensamos que Aniston ha pasado esperando más de una década a que su ex fracase con Angelina?,¿tan pocas cosas hay que hacer en esta vida que solo queda sentarse a llorar y desear que tu ex fracase?
Hasta estamos tomando como ‘merecido’ que Angelina sea dejada por otra como ella lo hizo. Es en verdad enfermizo este disfrute de ojo por ojo. La actriz Marion ha tenido que publicar declaraciones para desmentir rumores, en pleno embarazo de su actual esposo. Qué pereza de mundo.
Tantas novelas nos lavaron el cerebro y seguimos creyendo que una mujer ‘roba’ maridos y ‘destruye’ hogares cuando la verdad es:
– Nadie deja una relación si no quiere
– Nadie engaña cuando las intenciones de acción están claras
– Nadie miente cuando respeta y SE respeta
– Nadie hiere cuando la madurez le alcanza para sentarse y dialogar.
Es un tema de farándula que en dos meses habrá pasado de moda; pero así actuamos con la familia, amistades y la vecina. Por eso me parece importante hablarlo.
Cuando salió el vídeo porno que todo el mundo pensó era de una diputada suplente, la mayoría de acusaciones y tuits de desaprobación y burla venían de otras mujeres. Incluso leí que mejor contratara un equipo profesional para rehacer el vídeo y que ya no la apodaran ‘#LadyMalPalo‘. ¿En serio, mujeres?. Me parece no solo machismo femenino, también un serio problema de criterio y madurez. No pensamos en lo que nuestra estupidez de opinión puede causar y tan escasos de vida propia estamos que nos creemos con el derecho de juzgar, lapidar y de paso bromear con la vida sentimental y sexual de los demás.
Somos tan arcaicos, que la utilidad de un ser humano en la sociedad y su valor como persona, lo amarramos a lo que haga en su vida sexual.
“Se lo merecía”, “algo hizo para acabar así”, “algo debía pagar”, “era cuestión de tiempo”, “pobrecita”, “que sepa lo que se siente”…Así andamos por vida, repartiendo culpas y alegrías a quien creemos se lo merece.
No podemos seguir poniendo en otras personas nuestra felicidad, esa es sólo nuestra. No sigamos alargando estereotipos de culpables y víctimas que siempre dejan bien librado al ‘guapo’, mientras las féminas luchan como leones en el Coliseo. Ya dejemos de celebrar fracasos ajenos, ‘karmas automáticos’ e infelicidades que nos hacen sentir menos peor sobre nuestra propia vida.
Más cabeza fría y menos linchamientos. Sobre todo femeninos.
Anuncios

Compartí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s