Acciones correctas, razones equivocadas

Cuando recibí en mi correo la invitación para una marcha contra la corrupción, traté de revisar quién la enviaba y cuántos estábamos en esa cadena. Como no encontré remitentes y pregunté a mi gente cercana si la había recibido y todos pensaban en ir, decidí apuntarme. Varios días después supe que habría otra macha y pensé que se iba a poner bueno si se sumaba otro sector; pero cuando vi que era de apoyo al gobierno me entró la duda de qué era la primera y quiénes estarían detrás de ambas. No necesité sumar 1+1 para entender  y decidí no sumarme a ninguna.

Lastimosamente el tiempo me dio razón al dudar de cualquier esfuerzo. Pensé que era una lástima tener claras las acciones correctas con las razones equivocadas. Qué lástima estar tan cerca en territorio con Guatemala y tan lejos de su legítima indigación. Qué lástima no poder comenzar a seguir el ejemplo de Guate, México, Honduras, Nicaragua, Brasil y España porque nuestra indignación hace mucho la cedimos.

¿Por qué son razones equivocadas?

1. Porque a los salvadoreños nos gusta que nos digan qué hacer. Aceptémoslo: nos gusta extender la mano para donaciones y que nos pongan criterios de cómo invertirla (aunque luego nos quejemos de ‘injerencia extranjera’). Somos como un niño pequeño que constantemente necesita que le recuerden hacer su tarea.

2. Ese gusto porque nos digan qué hacer, se traduce en esperar que mi líder (político, religioso, bancario, etc.) me diga qué pensar y cómo actuar. De ahí que salgan dos concentraciones, cada una defendiendo un color y apellido propio de cada líder y sigamos siendo un mal chiste de sociedad indignada. Nuestra indignación siempre termina siendo según lo que me pidieron que fuera porque cuidadito perdemos la comodidad que hemos logrado y el terreno que hemos conquistado con nuestras banderas. Somos un juego de ‘monopoly’ y nos gusta sabernos piezas de nuestro dueño, ayudarle a conseguir más casitas verdes y hotelitos rojos y hasta le procuramos la tarjeta de ‘salir de la cárcel’ para que siga conquistando terrenitos, mientras me de mi pedazo.

3. Lo de Guatemala fue contra un sistema ineficaz y la imposibilidad de una sociedad de seguir sosteniéndolo. No fue contra un partido político o un personaje en particular. Aunque el caso de corrupción #LaLínea tenga rostros y nombres específicos, la lucha de la gente harta fue contra un todo que ya no le sirve a la gran mayoría. Igual que aquí, el caso de corrupión de Francisco Flores, que también tiene su ‘línea’ hacia adelante y atrás en el tiempo con otros nombres que nadie está investigando ni exponiendo públicamente, nuestra lucha debería ser contra eso como base; pero contra un todo que ya no es de bien común.

3. Guatemala entendió que por algún lado debía comenzar y así fue: un grupo se fue sumando a otro y luegos otros más hasta que juntos tuvieron la paciencia de seguir gritando lo que fuera necesario hasta lograr su objetivo. Los salvadoreños esperamos que una reunión de tarde sea suficiente.

4. Yo esperaba ver a los sectores que siempre protestan, unidos como uno solo:

– Educación para reparar las escuelas destartaladas, hacer nuevas para quienes pasan montañas y ríos hasta llegar a la más cercana y brindar seguridad a las que están siendo amenazadas

– Salud para eliminar la burocracia de pasar meses sin aire acondicionado en sala de operaciones, reponer camillas para no esperar en el suelo, tapar las goteras y reparar las máquinas de exámenes especiales para que los pacientes no deban rebotar de una clínica a otra. Seguridad social para los campesinos y empleadas del hogar que no tienen manera de procurarse atenciones mínimas.

– Seguridad para los micro y pequeños empresarios que han puesto sus ahorros en desarrollar sus ideas y no tienen cómo defenderse de extorsiones ni mayor capital crediticio para seguir tecnificando esa idea. Apoyar en planes preventivos a los chavales en zonas de altos índicesde violencia y reinserción eficiente para los que ya pagaron una condena por casos leves o han sido deportados sin mayor expediente delictivo. ¿Qué hace tanta gente desocupada?… lo más fácil. Centros penales que en verdad cumplan una función de tener población útil que de alguna manera pueda resarcir a la sociedad por sus daños en lugar de llenarlos de más odio y el doble de mañas. ¡UTILIDAD!

– Empleo para las generaciones que se gradúan por oleadas y si no son parte de la fuga de talentos, terminan empleándose de lo que no estudiaron para poder comer. Dignificar el empleo joven y mayor de 35 años (que nunca voy a entender porqué a esa edad ya somos viejos para esta cultura)

– Cultura, Arte, Turismo y Tecnología para que, sin importar origen, género, edad o economía, podamos capacitarnos y capacitar a nuestros herederos en fortalecer negocios prósperos en nuestra propia tierra, sin deberla a nadie y sin salir corriendo. Mientras más espacios demos a cualquier tipo de personas para desarrollarse en estas áreas, ya será una ayuda para quitar problemas de las calles. Solo pienso en la nueva campaña del MITUR para atraer turistas e inversión y al mismo tiempo dos nuevos avisos de no venir a El Salvador por su alta peligrosidad.

Ya todos sabemos lo urgente, lo importante y lo necesario que tenemos y ciertamente no soy experta en ninguno de esos temas; pero sí me queda la impresión que no estamos lo suficientemente cansados de un sistema que lleva lustros permeado por grandes corrupciones, no estamos lo necesariamente indignados para enteder que debemos DEJAR DE SEGUIR FALSOS ÍDOLO y comenzar a pensar y decidir por nosotros mismos.

– Comunidad LGTBI, vendedores ambulantes, sindicatos, desmovilizados de ambos bandos, Universidades, DD.HH, transporte público…

Todos tenemos derecho a concentrarnos y manifestarnos por el tema que nos de la gana; pero en una sociedad tan desigual y con tantas deudas históricas en diferentes sectores, seguir luchando por colores ajenos es una pérdida de tiempo y un insulto a nuestra independencia como individuos. Dejemos de esperar permisos y ‘líneas’ de tanto líder y funcionario que ya tuvieron su oportunidad y comecemos a luchar por nuestras necesidades. O al menos por las de nuestros hijos que no tienen la culpa que nosotros seamos tan adeptos a partidos políticos caducos y que por ellos no seamos capaces de priorizar un solo mensaje.

Guatemala logrando un proceso histórico y El Salvador todavía haciendo el berrinche 2.0 de quién tuvo más invitados en su piñata. ¿Y si ambas concentraciones se hubieran unido?…pero dios me libre de pensar diferente, ¿verdad?.

No necesitamos anarquía ni falsos profetas, necesitamos sacar la independencia de los libros de historia y llevarla a cada uno de nuestros cerebros.

Si los muertos somos todos, ¿No creen que esta patria merece más que una guerra de fotos y razones?.

Anuncios

Una respuesta a “Acciones correctas, razones equivocadas

  1. Es inevitable pensar que todas las fuerzas politicas productivas estan encontradas en este pais y como dice ud. nos encanta que nos digan que hacer , nos encanta ser guiados , pero eso es una costumbre aprendida , que nos han estado induciendo , el salvadoreño ya perdió su indio , su esencia , su naturaleza aguerrida y no somos mas que sombras de lo que fuimos , nos dejamos , no nos unimos para actuar , solo bajamos la cabeza , me pregunto sera que el ejemplo nos despertara de este letargo , porque dejamos de pensar en grande , por que dejamos de pensar locuras , por que dejamos de soñar .

Compartí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s