Una mañana preguntando

Este jueves se celebra el día del periodista. Y a pesar que no me considero una, siempre agradezco los saludos y felicitaciones de quienes opinan que mi trabajo tiene alguna utilidad. Gracias porque a veces no nos damos cuenta de lo que hacemos -y la importancia que tiene- hasta que alguien te lo dice.

Digo ésto porque hoy jueves pasé toda la mañana y parte del mediodía en una entrevista que se me ocurrió hace un par de meses… y la sigo trabajando.

Me enteré que existe un grupo llamado ‘Religiones por la Paz’ y quise averiguar quiénes son y qué hacen. Hace un par de meses les realicé una entrevista a un grupo, sin imaginar que hoy los conocería a todos en un contexto mundial delicado como la violencia en Gaza.

Nunca ha sido mi intención meterme en ese tema, puesto que, ni soy periodista de investigación ni es ese el objetivo de entrevistar al grupo; pero a veces la realidad se impone y como seres humanos debemos responder.

Hace dos meses me recibieron en la Casa del Sol donde se practica Budismo Zen, hoy fui a una de las Mezquitas donde me abrieron las puertas de par en par y tuve de igual forma un recibimiento como si fuera amiga de toda la vida.

Tengo dos meses de estar escribiendo, afinando, editando, moviendo fotografías, averiguando conceptos, resumiendo visiones, acomodando declaraciones, ordenando ideas…

A veces escribo mi opinión personal, la borro, escribo como testigo, le consulto a los amigos que sí son periodistas cómo leen mis adelantos, vuelvo a mover párrafos, intercalo fotos, documentos…

He pasado tres horas escuchando hablar a líderes de todas las fe que se profesan en el país. Pensando la frase que los define, consultando sus planes y eventos, los he visto abrazarse, desayunar y almorzar juntos, reírse de los prejuicios religiosos, integrar sus diferencias étnicas, atenderse en sus necesidades como si fueran el huésped más importante del mundo en cada uno de sus templos y sonreír al ver al otro hasta terminar orando en distintos idiomas tomados de la mano.

Me pregunto cuánto tiempo pasará para que los demás sigamos ese ejemplo…

El punto es, que sin tener méritos para celebrar este día del oficio de periodista, he pasado una mañana sintiéndome como una, gracias a un grupo de 13 amigos que todavía no se cómo han llegado a serlo en una sociedad tan intolerante y violenta como la nuestra. Hoy pasé una mañana con mucha información en la cabeza pensando en cómo editar mi entrevista y mucha alegría en el corazón al compartir con espíritus tan libres, que me dejaron las dudas inundadas de esperanza en la humanidad.

Me voy sentando en mi computadora y sentí la urgencia de dar las gracias. Por el momento, por las personas que acabo de conocer, por tanta gente que hace esfuerzos en su pedazo de mundo y a veces no nos damos cuenta y porque hoy me hicieron sentir que mi trabajo vale la pena.

Les comparto una foto como adelanto de mi nota a publicarse en unos días:

image

Sheikh Abderrahman (comunidad islámica) y Rabino Fernando Lapidus (comunidad judía)

 

 

Anuncios

Una respuesta a “Una mañana preguntando

  1. No es necesario ser periodista de profesión para hacer periodismo de calidad. Claro está, que la esencia de escritora en usted, tiene mucho que ver. Felicidades.

Compartí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s