Los perros y su nariz

Me acaba de notificar la Secretaría de Cultura de El Salvador, que mi cuento ganó el primer lugar del concurso “El cuento más alegre del mundo”. Lo leeré este domingo 27 en Biblioteca Nacional a las 11 de la mañana.

Bienvenidos!

Un día de juegos, en una nube cualquiera, estaba trabajando el Jefe Ángel de la Guarda de los perros, con la lista en mano, apurado, apuradísimo para no atrasar el nacimiento de la primera camada de perritos de la historia, cuando un angelito ayudante llegó gritando, desangelado, con la cara descompuesta y sosteniéndose con dificultad las plumas de las alas:

—¡Jefe, jefe! ¡A los perritos les falta la nariz!… ¡ninguno tiene morrito!

—¿Pero cómo es posible? —respondió sin perder la compostura el Jefe Ángel— ¿Cómo que no tienen nariz? ¡Si se las pusimos ayer! ¿Cómo íbamos a crear perritos sin su nariz? ¡Esa es su característica principal: el olfato!

—Pues… al parecer, el material de las naricitas no aguantó estar oliendo 24 horas al día y se derritieron! —explicó el ayudante, con las manos llenas  de plumas caídas del susto, y tratando de volvérselas a pegar.

—- “¡Pero están a punto de nacer! —Comenzó a ponerse nervioso el Ángel Jefe— Los humanos necesitan con urgencia su compañía para hacer más alegre la familia…¡Los niños necesitan perros!. ¡Hay que resolverlo!”.

Más preocupado que antes, el angelito ayudante se fue volando de nube en nube pensando en cómo resolver la falta de narices de los perros nacientes. Pensó en usar un nuevo material. Imaginó de todo: trozos de madera, borradores de lápiz, chicles de sabores; nada le parecía buena idea. El tiempo se terminaba y había perritos a punto de nacer sin nariz. Siguió pensando y siguió volando hasta que se golpeó la cabeza con una gran nubezota de tormenta.

—¡¿Quién dejó ésta nube de tormenta en medio del camino?! —Reclamó sobándose la cabeza y componiéndose la aureola.

—¡El conductor de la nube era salvadoreño, maestro. Disculpe el porrazo! —le respondió otro angelito con camisa de La Selecta y chaleco reflectante para el tránsito.

Aún adolorido, el angelito ayudante puso de repente cara de vivo y sonrió con picardía: si esa nube de tormenta, inmensamente gris, era lo bastante dura como para sacarle un chichón, quizás resistiría la desgastante labor olfativa que en el cielo tenían pensada para esa especie bigotuda y juguetona a punto de ser creada.

Con cuidado al principio, y ajolotado después, fue arrancando trozos de esa enormidad lluviosa, aplastándolos, haciéndolos chibolita, amasándolos hasta reducirlos y formar nuevas naricitas caninas. Sólidas y resistentes.

Emprendió su vuelo de regreso contento, con una canasta llena de narices recién moldeadas y corrió a pegárselas a cada uno de los cachorros que comenzaban a deslizarse hacia la Tierra.

Unas narices quedaron negras, muy negras… negrísimas, como cualquier nube de tormenta eléctrica, de las que nos asustan con sus truenos.

Otras narices resultaron medio grises, como las lluvias que caen enredadas con rayos de sol y se niegan a ceder su espacio al inicio del invierno. Esas nubes que llueven sin querer queriendo.

Y los últimos morritos de plastilina de nube, se veían rosados con pecas blancas. Como las nubes de cielos despejados a las que los humanos jugamos a inventar formas.

—Buen trabajo —dijo el Jefe Ángel de la Guarda a su ayudante, al ver el resultado—. ¿De dónde sacaste las narices nuevas?

—¡De una nube de tormenta! —dijo orgulloso y sonriente el ayudante mientras se pegaba las últimas plumas desprendidas, ya con más calma— Aunque eso signifique que las narices de los perros siempre serán frías y húmedas, como la nube que usé para crearlas.

El Jefe permaneció pensativo un instante, miró hacia abajo, se rascó la cabeza, pensó de nuevo, y con temblorín en las alas, dijo:—No importa. Quizás nadie se dé cuenta.

12

 

Un agradecimiento enorme a @JLSanz por su labor de edición. Logró sacar brillo donde había carbón.

Anuncios

4 Respuestas a “Los perros y su nariz

  1. Pingback: Dos Lindos en Suchitoto | NoMienta·

Compartí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s