Firuláis y Caladillo

Mis amigos de Urban Dog Sanctuary me compartieron una carta que recibieron de una pareja solicitando ayuda para mantener a sus dos hijos: Firuláis y Caladillo. Un perro y un gato.

Me parece conmovedora la historia, sobre todo porque somos una sociedad de consumo donde aprendemos a desechar lo que ya no queremos con mucha facilidad: comida, ropa, tecnología… gente.

Las mascotas han caído en esta categoría, por desgracia. Hoy quiero tener un perro me consigo uno, mañana me estorba y lo dejo en la calle. No hemos aprendido a ser responsables con nuestras decisiones. Y siendo una sociedad con tantas necesidades en muchos aspectos, las mascotas y el bienestar animal ha quedado relegado al plano de ‘gustos’.

Que una pareja pida ayuda económica (o donaciones) para poder seguir cuidando a un par de peludos, me da la esperanza que los esfuerzos de hacer conciencia y educarnos sobre el tema, están haciendo efecto. Querer a un perro y un gato como hijos propios, me deja la sensación de bondad familiar. Mucho vale la pena en esa casa…

Se las comparto. Ojalá podamos ayudar un poco y al final, que nos quede una sonrisa que todavía existe gente así:

San Salvador, Domingo 20 de abril de 2014

Urban Dog Sanctuary

Me llamo Roxana Velázques. Soy una mujer mayor.  Vivo junto con mi esposo, Héctor, en un lugar abandonado del centro de San Salvador que ha sido recuperado por los jóvenes artistas que me han ayudado a ponerme en contacto con ustedes, debido a la situación en la que estamos viviendo.

A la vida de mi esposo y mía han llegado Firuláis y Caladillo, un perro y un gato que son para nosotros más que solo compañía, forman parte de nuestra familia ya que no tenemos hijos. Firuláis vino a nosotros como regalo de un amigo  en noviembre del 2013, tiene 6 meses de edad es muy juguetón y va creciendo muy rápido. Caladillo está con nosotros desde 2008, está por cumplir los 7 años de edad. Mi trabajo desde siempre ha sido hacer limpieza para ganarme la vida y Héctor trabaja de vender agua en los buses.

A pesar de nuestra situación económica, hemos encontrado gente de buen corazón que nos han ayudado conservar a nuestras mascotas. A Firuláis, Norma Cea, una amiga de la familia, le ha facilitado el control de vacunas en la veterinaria “La Rábida”, así como también consultas cuando ha estado enfermo, de manera que Firuláis está con sus vacunas completas y en muy buen estado de salud. Sin embargo, nuestras necesidades van más allá de eso, ya que necesitamos  comprar cosas como comida para perro y gato, shampoo para mascotas, medicinas o una pechera para sacarlos a pasear.

Es por eso que nos dirigimos a ustedes, porque conocemos la labor que desempeñan en nombre del bienestar y los derechos de los animales. Lo hacemos esperando que mediante su ayuda podamos encontrar una solución para poder conservar a nuestras amadas mascotas. Los saludamos muy cordialmente esperando que puedan acercarse para conocer nuestro caso.

 

Roxana Elizabeth Velázques Canjura

6 AV norte, #233, San Salvador, El Salvador.

77815177

FIRULAY Y CALADILLO 0061979326_366539916819459_791773167_o(1)

Anuncios

Compartí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s