Hamaca ideológica

“Estados Unidos sigue teniendo injerencia en las decisiones del país”, “Venezuela se sigue metiendo en nuestra soberanía”…frases que leo en redes sociales  todos los días. Pero cómo nos alegra si nos regalan dos Fomilenios o venden gasolina menos cara!

Ahora  amanecemos con la presión de EE.UU. para que se apruebe la ley contra lavado de dinero, antes fue el aviso para que no siguiera escalando el conflicto Asamblea-Sala Constitucional, antes de eso la OIT informó sobre el tema de los sindicatos y se terminó haciendo la reforma constitucional a última hora para que inversiones como grupo Calvo no tuvieran que retirarse por falta de ratificación de dicho convenio y si seguimos sumando hacia atrás, vemos que seguimos siendo un país adolescente que necesita un jalón de orejas de vez en cuando para limpiar la habitación.

¿Eso será necesario hasta cuándo? Hasta que el país cumpla dieciocho años y sus ‘padres’ ya no lo puedan controlar o quizás hasta que tengamos que madurar de golpe.

Lo que espero es que esa madurez que por necios o haraganes debemos afrontar repentinamente, no sea por un susto en verdad grande como suele ocurrirnos: que no avanzamos hasta que no hemos tocado fondo.

Andrés Oppenheimer en su columna ‘Los países más competitivos’ (http://bit.ly/1auWIwA) inicia: “El nuevo ranking de competitividad del Foro Económico Mundial … Latinoamérica está perdiendo terreno en la economía global, y no está haciendo gran cosa por evitarlo.” Y en otro párrafo: “Se necesita una acción urgente”. En su escrito habla de desarrollo económico teniendo como base la apuesta total por la educación; pero quiero rescatar es última frase urgiendo a tener acciones concretas. Eso es lo que nos falta en el país: hacer. Hacer sin que nos pidan, amenacen o exijan. Actuar sin que sea tarde, improvisado o por apagar incendios. Resolver en paralelo lo urgente sin que quite lo importante. Hacer de todo, hacer lo que sea, hacer ya.

Pareciera que con empujarnos a firmar la paz nos quedamos recostados esperando que nos sigan diciendo qué hacer y cuándo. Cómodos desde nuestro fanatismo partidario señalando y desacreditando buenas ideas ajenas porque son contrarias.  Ningún gobierno ha dado el paso de país adolescente a una adultez independiente, sana, agradecida con la ayuda; pero sin ser pedigüeños. Seguimos extendiendo la mano para que nos den sin querer movernos y encima criticamos. Somos ese país que estudia para la PAES un día antes sabiendo va a salir aplazado, país alumno que espera la guía de estudios para comenzar a pensar. Seguimos en la hamaca ideológica viendo pasar el desarrollo. Ya sabemos lo que tenemos que hacer, levantémonos y hagamos.

una-hamaca-vacia-en-una-playa-de-fiji_galeria_principal_size2

 

Anuncios

Una respuesta a “Hamaca ideológica

  1. Pingback: El país es como un alumno que estudia pa...·

Compartí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s