Niña lejana

Mi querida niña,

Te doy un abrazo muy fuerte y te saludo con todo mi amor en el día que celebramos a los chiquitines del mundo.

Honestamente te escribo porque no siempre tengo el valor de verte. Aprender que vivimos juntas y que eres un ser individual con deseos, necesidades y miedos, no es fácil.  Todavía me cuesta entender la cantidad de atención que necesitas y siento que te debo mucho.

Te he dejado de lado tantas veces, que retomar tu lugar te ha costado muchos gritos internos. Ahora lo veo. Debo aclararte que nunca fue mi intención verte de menos o como alguien lejana que ya no tenía nada que hacer conmigo. Lo siento mucho. Hoy entiendo que sigues siendo aún más importante que yo.

No se puede crecer cuando se tienen tantos círculos abiertos desde tu edad y tantas cosas inconclusas y sin entender. Es una obligación de vida darle cierre y explicación a la espina que pincha el corazón para poder avanzar sin anclas y que el polvo de nuestras caídas no se acumule con el del pasado y podamos limpiarnos más rápido las rodillas.

Te pido disculpas por lo que te tocó aprender más rápido de lo normal. Aprendiste a ser independiente cuando más necesitabas protección y te solté. Te dejé ir como si supieras andar solita. Sentiste un miedo que no se quita. No fue justo; pero ahora veo que no fue tan malo. Eres una nenita independiente que sobrevive sin mayores necesidades.

Siento mucho no haber estado ahí para verte crecer de cerca. Me conformaba con lo que la gente me contaba y de lejos me sentía orgullosa aunque nunca te lo dije. Pues hoy aprovecho para decirle al mundo lo mucho que te admiro y agradezco haberme dado cuenta a tiempo para poder comenzar a verte y descubrir la gran mujer que hay en ti.

Los defectos de carácter o personalidad serán lo de menos cuando -al igual que yo- descubras en el espejo a una futura humana con muchas cualidades por pulir, pero ya latentes. Verse en el espejo también es aprendido. Hoy que te tengo cerca no voy a permitir que sigan dando vuelta en tu cabeza las obsesiones con el físico, con la belleza comercial y la ligereza de decisiones. Te prometo estar ahí contigo mientras creces y ser un escudo de estupideces ajenas para que nadie interrumpa tu individualidad. No te permitas dudar nunca de tu ‘mismidad’.

Debo advertirte que te vas a enamorar de la vida. Los hombres serán lo de menos cuando descubras tu misión de vida. Te vas a sentir comprometida de tratarte cada vez mejor y a cuidarte de todo tipo de ruido. Vas a tener que salir corriendo de algunas situaciones y yo te voy a apoyar. No será huir, será tomar una decisión de estar mejor y así será.

Me duele mucho la cantidad de gente de la que has tenido que despedirte. Ese dolor de la ausencia física nunca se te va a quitar y no puedo hacer nada para aliviarlo. Te veo llorar (a tus cinco añitos) y se me parte el alma porque nunca habría querido eso para ti. Lo más que puedo hacer es abrazarte y enseñarte a adaptarte a las distancias y a aprovechar cada llamada, internet, correo o viaje para disfrutar a esa gente que de lejos te sigue viendo igual que siempre: una mujercita amada pase lo que pase.

No es una carta para advertirte de decepciones. Solo te digo que ahora que te veo, aquí estoy para tus desahogos. Ya no te voy a criticar, no te diré débil, no te obligaré a quedarte donde no quieras ni hacer lo que sientas un error solo por quedar bien. No puedo impedir que vivas sorpresas desagradables, vas a vivir lo que debas y lo que corresponda; pero aquí estoy para reír y llorar juntas.

Me siento contenta de estarte conociendo poco a poco. Quizás algún día sientas que recuperamos el tiempo perdido mientras yo encontraba el camino. Nunca será un retroceso verte. Darte tu lugar es el inicio del avance.

Feliz día para ti, mi niña lejana

Tu yo adulta.

España - 1983. Dos años y medio.

España – 1983. Dos años y medio.

 

Anuncios

Compartí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s