Ideas de Felicidad

Dicen que esta semana se celebra el día internacional de la felicidad. Aunque cada uno debería celebrarlo individualmente al menos 5 minutos cada día…

images

Al ir creciendo mi mamá me decía que no importaba lo que hiciera, siempre y cuando me gustara y fuera feliz en eso. Cuando hice teatro, me di cuenta que no es un país donde se pueda vivir 100% del arte y debía encontrar otros ingresos, aunque sacrificara un poco el tiempo de ese ‘no trabajo’ que tan feliz me hacía. Claro, entre estudios y tareas para capacitarme y encontrar ese ‘otro algo’, el tiempo fue pasando y una cosa fue sustituyendo casi por completo a la otra. Todo cambió.

Los trabajos, amores, amigos, mascotas, familia, bonanza, decisiones, intereses y la vida entera cambia. Es lo único cierto y permanente. Y a estas alturas ya sabemos que la felicidad es lo más cambiante de todo.

Supongo que estamos acostumbrados a vivir afuera. Afuera de nosotros, digo. Nuestra alegría depende de lo que nos pasa. ¿Se puede evitar eso?!

Tenemos un trabajo soñado que nos da ingresos aceptables; pero no un amor. O tenemos la relación perfecta que no terminamos de disfrutar por falta de dinero que nos de ‘holgura’ (como si fuera ese pantalón de pijama favorito que usamos durante 10 años sin que se gaste), o quizás tenemos trabajo, dinero y amor; pero alguna enfermedad nos mantiene ocupados… Siempre hay algo!

Y si siempre hay algo ¿cómo alargamos esa tranquilidad? (para mi más fácil hablar de estar tranquila que feliz) ¿Se puede guardar un recuerdo agradable en la alacena para usarlo en uno malo? o ¿recordar un momento feliz hace más triste el momento difícil?

Suponiendo que nuestra autoestima está saludable (o al menos no tan golpeada) y tenemos una vida sin mayores obstáculos con una rutina medio decente, es normal que siempre vamos a querer más y mejor (¿verdad?). Es imposible el conformismo en la naturaleza humana. Entonces comenzamos a preguntarnos qué tan más y mejor podemos, deberíamos o merecemos… Y la rueda comienza a girar otra vez.

¿La felicidad se decide?

frase 51[5]

¿Qué decisiones hemos tomado para sentirnos igual a otros? ¿Qué tenemos guardado en casa que compramos sin necesitar (y aún así no queremos vender porque “algún día me va a servir” ¡mentira!)

Yo misma me estoy preguntando en esta línea por las decisiones que he tomado así y me sorprendo que muchas han sido más por miedo a no ser feliz. Creo que muy pocas veces nos damos cuenta que ese miedo existe y es un boomerang que sólo regresa lo mismo. Mientras más miedo siento (el miedo se siente, no se tiene. Bótelo!) a no lograr lo que quiero, menos lo voy a lograr.

Una vez estaba muy molesta por una situación sumamente frustrante y una tía me dijo: “me alegra que estés enojada porque eso te hace moverte. En cambio el miedo y la tristeza paralizan”.

Yo sí creo… es más, estoy segura que la soledad es buena consejera. Es la mejor que podemos tener. Sólo frente a un espejo somos nosotros y sabemos alejarnos del ‘deber ser’. Sólo al salir de la ducha y vernos las miserias físicas y emocionales frente al espejo nos sentimos como realmente estamos. En soledad tenemos la pura verdad desnuda.

¿Hay grados y tipos de felicidad? Cada uno sabrá eso según su vida; pero así como hay un 14 de febrero, día de la madre, padre, del niño, etc, para demostrar cariño, así debería haber un día del ‘yo me quiero y me hago feliz’.

¿La felicidad es un hábito aprendido?

felicidad-Gandhi

Estar triste también es un derecho. Cabrearte y mandar al carajo al mundo, también. No sé ustedes; pero no hay nada que me reviente más el hígado que me digan ‘no te pongas así’ cuando lloro o grito. En 32 años de edad aún no descubro cómo sostener en el tiempo un momento feliz. Apenas estoy comenzando a evitar darle largas a los momentos duros.

Hay una frase que me encanta: “ser feliz es no tener que preguntarte si lo eres”. Sigamos intentándolo, pues.

Paz a todos

Anuncios

2 Respuestas a “Ideas de Felicidad

  1. Estoy de acuerdo en casi la totalidad de lo que dices, no concuerdo en que es imposible el conformismo en la naturaleza humana. Podemos ser “conformes”, como lo es mucha gente pobre. Eso de ninguna manera significa ser conformista.

  2. Pingback: #felicidad La felicidad no depende de las circunstancias. | emilioteayuda.com·

Compartí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s