Las preguntas de un beso

Besos-nios-

¿Cómo se busca un beso? 

¿Cómo se hace notar una boca que existe?

¿Cómo esperar lo que está detrás de tu horizonte?

¿Quién opina entre labios?

Decir que el momento, lugar y persona indicada siempre se sabe, es decir mucho. Mucho porque a veces no sé ni de mi. Menos de ti. Y aún menos de un beso que existe sólo.

El beso. Lo que pasa cuando se desproporciona lo que siento adentro. Sobra y por algún lado debe salir.

Porque cuando se quiere, por algún lado hay que empezar… y la boca está ahí. 

¿Y qué hago con ésta boca y sin vos?

¿Cómo te explico?… Mis labios, -esas dos orugas desnudas- son y están. 
Lo que les pasa es que no te tienen. Pero sólo eso.

¿Cómo te lo pido?, ¿o sólo te lo robo?. Qué va a ser eso de robar un beso! si existes en el anhelo del otro ya no es tuyo. Lo esperado por otro ya no es tuyo.

¿Es mucho prejuicio un “estoy necesitando que me beses”? O un “sálvame lo que me queda de vida y bésame”, porque el “mátame con un beso” nunca me gustó. Quizás el simple “bésame”… y ya. ¿Cuánto más espero?. ¿Tan imposible será saber lo que puedes asomar por la punta de tu lengua?

Que se asomen los buenos días y las noches, el extrañarme todo el día, el pensarme y suponerme, el saborearme con hambre de paz, preguntarme cómo me fue, los cansancios y hartazgos de todo el día. Dame lo bueno que te queda en un beso.

Mi favorito seguirá siendo el beso que se espera. Que cuenta los minutos y sigue guardado para hacerse esperar. El que busca el lugar exacto para no parecerse a ningún otro. El que se rehúsa a ser comparado y menos aún olvidado.

besos

¿Será un beso dado envuelto en noche, adornado con sombras y faroles viajeros?

¿Será un beso de playa, con arena en cada sonrisa y suspiros salados?

¿Será un beso a solas para no tener que explicar los latidos, o con gente para fingir que no existe nadie más?

¿Será incómodo por miedo al roce de la ropa?

¿Y si te como a besos hasta hacerte de nuevo?

y-si-te-como-a-besos

Que sea de día en un lugar abierto. Quiero tener la luz de día de frente para quemar el momento. Que el sol entibie mi ímpetu para que te espere sin adelantarse.

Bésame sin paredes ni muebles. Que la energía se estire y de vueltas entre los Managuas. Que los dioses de los besos nos vean sonreír, jugar con las manos por no saber que hacerlas. testigos de lenguas en el oleaje de los labios.

Dame respuestas con intenciones.

Dame besos con posibilidades.

Demos de qué hablar. Par de descarados.

images

Anuncios

Compartí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s