¡Primavera! Con permiso…

“Ya venimos profe, vamos a la protesta” dijimos una vez un grupo de compañeros de la U para ir a protestar contra un circo. De esos chiqueros con carpa que suelen instalarse en el parqueo de la Feria Internacional con espectáculos tan pobres que deben dar latigazos a animales para sentir que tienen algo que presentar.

Llevamos varios años de ver al mundo moverse con su ‘primavera árabe’ y ahora la valenciana. Movimiento ‘Ocupados’ en NY, ‘Encachimbados’ en Nicaragua… y aquí nos quedamos decentes imitando a ‘Indignados’ con el nombre porque realmente pudo ser más altisonante.

Todos con una causa, llevar a la calle su voz para que la escuchen en más lados y lograr transformar una parte de la realidad.

Sin duda, una de las frases más publicadas ha sido la del jefe Superior de Policía de Valencia al referirse a los estudiantes como “el enemigo”. Me atrevo a decir que el calificativo fue el trozo de leña que terminó de encender el fuego de la protesta. La que ya estaba y las por venir. Grupos parlamentarios, facultades, otra ciudades han dicho “nosotros también somos el enemigo” en claro apoyo a los estudiantes que han sido reprimidos con balas de goma y pasado algunas noches tras las rejas.

Para mí, la frase clave -en el caso específico de Valencia- es del Ministro de Educación, José Ignacio Wert: “Los problemas no se resuelven con manifestaciones”

Eso abre las preguntas ¿quién da permiso de manifestarse? ¿qué argumento avala una protesta y cuál no? ¿si ya topamos con lox métodos de resolución, ya podemos protestar? ¿de quién es la calle?

Cuando le avisamos al ‘profe’ que ya regresábamos porque íbamos a luchar por los derechos de los animales frente al circo, estábamos hasta cierto punto pidiendo permiso para faltar a clase, diciendo nuestra ubicación por cualquier cosa (aquí nunca se sabe) y al llegar nos colocamos de tal forma que todo mundo nos viera sin impedir el tránsito.
Obviamente no todas las protestas son así. Sentirnos ‘Capitán Planeta’ por un par de horas no significa que todos los temas te permiten el lujo de pedir permiso y marchar con cuidado de no bloquear el tránsito… ¿verdad?

Recuerdo una protesta contra las corridas de toros en Tarragona, los grupos habían pedido permiso a la Generalitat para cerrar un par de calles y ésta les había dado la ruta por donde marchar!… fascinante. Supongo que a los que lucharon en Egipto no les quedó tiempo para la burocracia y en Valencia los miles de jóvenes protestando contra los recortes del estado, y los otros para liberar a los primeros protestantes encerrados, tampoco estaban pensando en sus clases perdidas.

Entonces, ¿quién hace la primavera? ¿tengo permiso?

Aterricemos en El Salvador. Claro, aquí se le pincha una llanta al carrito de paletas y se hace un congestionamiento de Guatemala hasta Honduras, por lo que cualquier argumento válido de tu protesta caerá en saco roto por ser el culpable que todos lleguemos tarde al trabajo y hacernos gastar más combustible (con lo caro que está!)

En El Salvador hay que pensar en esas cosas. ¿Cuántas veces comunidades sin agua, asediadas por la delincuencia, trabajadores con deuda salarial, empleadas de maquila pidiendo mejoras, grupos ambientalistas, todo tipo de sindicatos y un largo etcétera, han desbaratado un día laboral por intentar ser escuchados y “reivindicar la causa de lucha”?

Algunas personas responden:’¿yo qué culpa?’, ‘yo también tengo problemas; pero no atraso a nadie’

Tantas veces hemos hecho la broma en radio de construir un ‘marchódromo’ o un ‘protestódromo’ para que los insatisfechos con equis tema hagan lo que quieran, en un espacio seguro, sin impedir el libre tránsito de los demás y convocar a un solo lugar a los medios de comunicación. Muy en broma; pero cada cierre de calle vuelve a surgir la idea.

¿O será que nos falta madurar hasta en la forma de protestar? No es lo mismo irse a sentar por días en una plaza frente a la institución que urge el cambio a quemar llantas y pintar propiedad privada. Aquí cerramos calles “para que nos vean” y por más que salga en un par de noticieros, armaron trabazón y nadie solucionó. En otros lados se suele protestar justo frente al organismo que debe/puede resolver dicha situación.

No voy a meterme en blog de 11 varas con el supuesto de si hay manifestantes que son utilizados (hoy fue un argumento del PP en Valencia) quizás no todos estén de acuerdo; pero considero que la urgencia no justifica violencia, de ningún lado.

No puedo evitar hacer la comparación de los jóvenes estudiantes (?) de la UES que protestaron por falta de plazas. ¿Qué debieron hacer para clasificarlos como ‘primavera estudiantil’ y no como facinerosos? ¿la legitimidad de una causa sumado a lo pacífico y masivo de la petición te da la razón ante los ojos del mundo?

Aquí todo es urgente e insuficiente. Falta tanto por equiparar oportunidades de desarrollo en temas económico, judicial, educativo, que no es de extrañar que vivamos protesta tras protesta. Cada decisión del Gobierno, de la Asamblea, de alguna escuela, de quien sea, puede resultar incómoda o injusta y venga a protestar… casi todos los temas podrán ameritar la queja de un sector.

¿Qué primavera -con o sin permiso- se nos viene en el país?

Anuncios

Una respuesta a “¡Primavera! Con permiso…

  1. El problema de las protestas aquí es que son a cada rato y terminan ciendo como la fabula de Pedro y el lobo y no tienen impaco, el caso de las protestas del instituto Luis de Valles (si mal no recuerdo) en Valencia es poruqe estando en pleno invierno un muy frio por cierto este instituto debido a los recortes no tiene calefacción y los alumnos deben ir a clase llevando hasta colchas para calentarse, en España las huelgas generales son algo tan raro que si tiene impacto aunqeu hayq ue hacer la salvedad que son lo suficientemente civilizados para pactar con la patronal servicio minimos para no impactar a toda la población por eso una huelga de transporte afecta maximo al 70% de los viajes y mas que todo en horas no pico. El hacer un “marchodromo” en lo personal me suena entre changoneta y medida totalitaria, ya que si ponemos a la gente a marchar en un circuito donde no afecten a nadie eso terminaria siendo alla por un cañal en zacatecoluca y que impacto tiene una marcha que nadie ve y por el otro lado hetler hiso un “marchodromo” en Nuremberg para que la gente a fuerza viera sus desfiles y como dice la mara “si no le gusta que la soque”, las protestas no son malas lo malo es la protesta que no aporta soluciones, si yo me planto a pedir algo que se que no me pueden cumplir al 100% al menos deberia tener una propuesta para que me cumplan lo menos que puedo aceptar pero aqui se han dado casos como cuando se estaba arreglando el desague del lago de Ilopango una comunidad rio abajo del desague se oponia porque decian que arreglar el problema de la gente de Dolores Apulo les afectaria a ellos y para protestar cerraron la calle al aeropuerto, en lugar de pedir medidas para no ser afectados se oponian a la solucion del problema de otros, en el salvador necesitamos estar consientes de todos en el suelo o todos en la cama y ser concientes que la gran mayoria estamos en el suelo pero que para llegar a estar en la cama el camino no es tratar de botar al otro para subirme yo.

Compartí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s